Es País para viejos

Nuevo cronista taurino de ABC: una pluma lozana, fresca, tersa, con garra y original, que enganchará a la juventud y a los profanos.

Nota: apréciese el agudísimo juego establecido en el titular entre dos de las cabeceras periodísticas más importantes del Estado español  y el título de la novela de Cormac McCarthy y felicíteseme por ello.

Anuncios

A las 6 mentiras taurinas 6 de Escolar

1.- Totalmente de acuerdo.
2.- Si no hay corridas (lidia) el toro de lidia dejará de ser toro de lidia. La bravura va contra la naturaleza de los bovinos, y la única manera de encontrarla y preservarla es toreando a los animales para elegir a los reproductores. Si no se hacen pruebas de bravura, en unas pocas generaciones no queda ni un resquicio de esta cualidad. Otra cosa es que nos parezca más o menos ético seleccionar a un animal para el combate.
3.- El toro sí sufre, pero la bravura le permite aguantar ese sufrimiento. Una oveja huye cuando la agreden; el toro pelea.
4.- Cuando los terneros llegan al matadero para morir “sin sufrir”, llevan a sus espaldas unas cuantas semanas de tortura: desde que nacen hasta que les aplican la descarga de aturdimiento. Y no digamos los pollos, los cerdos y demás animales estabulados. SU VIDA ES PURA TORTURA. ¿Quién está dispuesto a pagar el doble de lo que vale ahora el kilo de pollo para que el animal pueda vivir dignamente los cuarenta días que se le permite vivir?
5.- El 98% de la población mundial perdería en un enfrentamiento con un toro. Si el torero casi siempre gana es porque está preparado para ello. Prueba tú, Nacho, a ver cuál es el resultado de la pelea (o yo).
6.- Efectivamente, antitaurinos hay en todas partes, como taurinos. Pero no te erigas como representante de la población mundial. Yo soy de La Roda de Albacete, por cierto, y también vivo en Madrid.

Y que sepas que eres un referente para mí.

21 días en la mina

Pertenezco a esa raza de hijos de puta que llora con Bambi y apura el yogur mientras ve en el Telediario de las tres a los niños somalíes agonizar con su vientre hinchado entre polvo y moscas. Cómo habrá sido “21 días en la mina” que se me han puesto los ojos vidriosos. Ojalá y hubiera un cielo bien grande para Marlene y sus cuatro hijos y un infierno mucho mayor para TODOS nosotros. Ya sé que no podemos hacer nada. Pero es que ni lo intentamos. Ni tenemos remordimientos. Bueno, diez minutos de remordimientos. Y muchas latas de conserva fabricadas con estaño.

La vida

Francisco Rivera Ordóñez recoge la Medalla de Oro a las Bellas Artes el mismo día que se anuncia el cierre de Soitu.

Acabo de explicar la vida en una línea.

Sutilezas

Un quite a la verónica -por el izquierdo de ensueño el lance, música en Sevilla- pasó de puntillas en la tierra de Chicuelo II.

Vicente Zabala de la Serna. ABC, 11 de septiembre de 2009.

Y es verdad, joder, es verdad. Gracias por decirlo sin herir, Zabala.

Acosar a un buey

Cobarde y dolorido, el castaño de la alternativa de Tendero se quería escapar y no podía. Y yo contemplaba la escena con sensibilidad antitaurina, porque ¿qué sentido tiene echar a pelear a dos si uno no quiere? Eso sí que es tortura. Lorenzo Fraile, cómplice de tortura. Impútalo, Garzón.

Y cómo convezco yo ahora al que no ha estado en la corrida de que la pelea en la que uno, cobarde y dolorido, no quería pelear, ha sido emocionante como no se ha visto en este maldito San Isidro. Cómo. Quizá se podría recordar aquella otra pelea en la que también había uno que no quería pelear, hermano de este cobarde y dolorido, por cierto, va a hacer en unos días un año. El mismo acoso al mismo buey, en los mismos terrenos de la misma plaza, en el mismo mes y los mismos huevos del que sí quería pelea. Hace un año fue José Tomás el que pisó los terrenos imantados de los chiqueros para tragar las oleadas de un buey con humos de Puerto de San Lorenzo; hoy ha sido Miguel Tendero.

Es pronto para cantar nada, pero ilusiona. Quizá para el San Isidro que viene, que no podrá ser peor que éste, cuando me digan, “¿Ah, de Albacete?”, y me miren a la coronilla para buscarme el pezote la boina, pueda contestar: “Sí, de Albacete: de donde Muchachada Nui, Andrés Iniesta, Miguel Tendero y tu puta madre”. Y si no, pues de donde Muchachada Nui, Andrés Inesta y su puta madre del que me busca el pezote. Pero a ver si podemos mentar a Tendero también, y él le puede comprar una casa a sus padres.

White pain

White pain