Lágrimas negras

No llore usted, José Antonio Morante, por torear así a la verónica, que ya lloro yo por tener que morirme sin poder llorar por torear así a la verónica.

Y por qué se tienen que seguir llamando verónicas, y no morantinas.

Yo estuve allí (gracias, David).

Anuncios

3 Respuestas a “Lágrimas negras

  1. Y yo me tiré dos horas y media para decir en cuatro párrafos lo que tú dices en una frase. Cabrón…

  2. Pingback: Pétalos de acero by David Plaza » Va por tu abuelo

  3. Y yo llevo veinte días en la nube, mientras los ángeles revolotean a mi alrededor, esparciendo un rumor celestial al compás de una bulería.
    Anda ya, sensibleros, que si José Tomás que si Morante, el arte del toreo tiene un nombre y ese nombre es Padilla. El resto, farfolla.
    😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s