El sabor de la imperfección

La estética de Alfonso XIII adaptada al toreo de Juan Carlos I, aunque  menos de lo que venía siendo habitual. Más contemporáneo, más natural y más fresco. Arrebujo a espuertas. Y unos cojones que me río yo de los valientes. Más gordos que las patillas.

Una ermita, con su reja, su campana y su veleta, levantada en la escombrera de Jandilla.

Y luego va y nos cuenta el preparador físico que se hace diez kilómetros diarios y cuatrocientos abdominales. Las vergüenzas que no salgan de casa, hombre.

Anuncios

4 Respuestas a “El sabor de la imperfección

  1. Isra, he alucinado con el preparador físico, pero más con Morante, ¡Qué torería!

    saludos

  2. Cuchi, cosas como estas son las que nos deben hacer creer en este TIO.

    Correrá mucho, pero la estaca que se ha fumado… Que ganas que llegue el martes!!

  3. La condesa de Estraza

    Para estaca la que me fumé yo a la salud de Morante en la penumbra de mi salón.

  4. No te preocupes, cuchi, que la preparación física de este es to mentira. Si yo te contara…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s