Lo que dan de sí dos horas de pateo por Madrid

Hay quien piensa que Madrid en agosto es algo así como la muerte. Nada más lejos de la realidad porque calor, como en cualquier otro sitio del interior y a partir de ahí queda una urbe inmensa con la mitad de la mitad de gente que la rompe cuando no es julio ni agosto. En verano Madrid se esponja y se hace más vivible que nunca.

La otra tarde que el cielo estaba tontorrón me he pegao una pechá a andar sin rumbo, y a rotulador grueso y con la sola ayuda de mi memoria inmediata -y mi birriosa cámara de retratar- ha dado de sí tal que ésto:

– Bubeando por la Plaza de Oriente, una parejita interrumpe mi bubeo y me pide que les saque la típica foto empalagosa con

plaza-de-oriente-bucolica.jpg

el Teatro Real de fondo. Gracias, de nada, ¿ha quedao bien?, sí, muy bien. Veo florecillas blancas y entonces me pongo pastoril y bucólico y empiezo a tirar fotos pastoriles y bucólicas.

– Parada sacra en la iglesia de San Ginés. Tantas veces pasando por ahí delante, hoy tocaba vérselas con el Altísimo. Tiene una casa cuca en Arenal, la tiene puesta con mucho gusto (por cierto, no sé si lo soñé, o lo leí o alguien me lo contó, pero creo que Pepe-Hillo está enterrado ahí. No lo he visto).

– Hueseo en las estanterías de Fnac buscando nada. Es lo que más luce, porque cuando buscas nada es cuando más encuentras.

– Abobamiento en cualquier calle del barrio de las Letras. Esas casitas de colores con sus balcones tan disciplinados, los locales de ultramarinos con sus rótulos de madera, las carbonerías abandonadas, los bares que todavía parecen bares ¡Ni un puto Starbuks, ni un McDonalds!

– Atraco a mano armada en un chino de Antón Martín. Un Acuarius de litro y una bolsita de frutos secos, 3’75 euros. “Glasias”, me dice el chino cabrón cuando me devuelve el cambio.

– Una ventana baja que en tiempos de calor deja a la intimidad a rastras: el frigorífico, en la sala de estar. Mola vivir en las tripas de Madrid, pero no a cualquier precio.

– Dos yonquis de película hablan como si estuvieran haciendo una película. Dos zancadas y estoy en la plaza de Lavapies, que es como una paellera adonde vienen a amarillear lo más granado de los colgaos.

– En la plaza de Lavapiés me cruzo con Candela Peña. Me acuerdo de Princesas y entonces me vuelvo a mirarla mientras se pierde entre la gente y pienso: “A tí te he visto el coño”.

– Hay feria en Lavapiés. Tomo nota para echar una noche de esta semana en cualquiera de los locales panchitos de comida que han montado. También hay chiringuitos del Psoe y de Izquierda Unida. El del PP digo yo que estará en la puerta del cortinglés de Goya.

– Al final de Argumosa burbujea una fuente de lo más sencillo y resultón. Y sí, claro, me acuerdo de la fuente de mi pueblo.

esto-es-una-fuente.jpg

– En una isleta de la Ronda de Atocha unos polis chulean a unos de esos que no desentonarían en la plaza de Lavapiés, y que tienen empuercada la isleta con cosas que dan para montar un puesto en el Rastro. A estas horas ya no hay trileros, lástima.

– Flipo con el armatoste del Reina Sofía. Qué listos que tienen que ser los arquitectos y los ingenierios para hacer esas cosas.

– Me paro en la Plaza de Carlos V a echar un puñao de avellanas y demás frutos secos que me han costado al precio de pepitas de oro –“glasias”, decía el hijo puta-, y me veo a una niña cruzándose a toda hostia la plaza patinando sobre los talones de sus zapatillas. Cuando apunta con los dedos para el cielo, patina; cuando los baja camina. En mi época lo más que tenían las zapatillas eran cámara de aire.

– Revoloteando por donde la niña de las zapatillas con talón-rueda otra niña, vestida de faralaes, se pone a dar volteretas a lo Hugo Sánchez. Husmeo el Acuarius de litro por si no es Acuarius pero sí, es Acuarius y la niña vestida de faralaes da volteretas a lo Hugo Sánchez.

– El C1 me trae de vuelta a casa. En los sobacos, en la espalda y en las ingles quedan las pruebas salinas de mis más de dos horas de pateo.

el-reina-sofia-al-fondo.jpg

Anuncios

7 Respuestas a “Lo que dan de sí dos horas de pateo por Madrid

  1. en verdad es una bella ciudad, hoy he pasado una tarde estupenda bebiendo con amigos una botellita de the london gin con mucho hielo, terminé enamorado en las calles y apenas acabo de llegar a mi casa de vuelta del departamento de mi objeto de amor
    oh Madrid, brindo por tus bellas mujeres y tu caluroso verano

  2. Tuve la suerte de vivir un año en Madri, y a pesar de echar mucho de menos el Mediterráneo, sigo pensando que la ciudad en Julio y Agosto es ideal. Bonito paseo

  3. Es lo mejor que se puede hacer: ponerte andar sin saber dónde. Terminas descubriendo cosas muy curiosas… 😉

  4. Y se creerían muy modernos los que pusieron los ascensores externos al Hospital de San Carlos.

  5. Juan Miguel Sánchez Vigil

    Cuando quieras… donde quieras… el dia que mejor prefieras… con todo nuestro amor los dos…
    Te doy un paseo por Madrid a lo Poveda que no te
    van a quedar sales en el cuerpo.
    Señor Gayarre: a su disposición para un paseo
    por el foro. Mi ciudad (la de todos) es maravillosa.

  6. miguelangelmedina

    Ey, Cuchillo, andas por Madrid? mira que llevo tiempo sin saber de ti! ¿cuándo me avisas pa echar unas cañas?
    anda, no seas malo y di algo

    http://miguelangelmedina.wordpress.com/

    locodelpelorojo@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s